jueves, marzo 29, 2007

Entre máquinas de escribir mecánicas y la Web 2.0


Preparados para la nueva internet

La Web irrumpe entre nosotros. Apenas ayer mi amiga Shantal Meseger me mostraba un artículo en el periódico “La Jornada” donde se mostraba a un grupo de adolescentes chinos cuyos familiares, acogiéndose a un programa gubernamental, los enviaron a una institución en la que los "curaban" de su adicción a internet: 2.5 millones de chinos “adictos a internet” según la nota de la Agencia AFP. Un año antes, en 2006, Andrew Gumbel publicaba en el mismo periódico que de 189 millones de usuarios de internet en Estados Unidos, el 10% mostraba una adicción a su computadora.

Bromeamos un poco a partir de la primera nota, pero sabemos que es una realidad -más allá de la ocupación excesiva de tiempos que un usuario le dedica a navegar en la red- el hecho de que los jóvenes están desarrollando habilidades que a los 30ñeros y 40ñeros nos ha costado un poco más.

Nada más alejado de aquellos tiempos de mis estudios en la escuela secundaria, cuando a pesar de gustarme mucho escribir, decidí cursar el Taller de Electricidad sólo porque detestaba hacer aquellos ejercicios absurdos y aburridos de hacer infinidad de figuras a golpe de teclado combinando distintas hojas de papel calca de colores en aquellas pesadas máquinas de escribir Olivetti (en el site de Olivetti España ya ni aparecen las máquinas de escribir mecánicas, y otro sorry, ni en gogleada intensiva pude encontrar ese modelo, típico de tantas oficinas… y otros tiempos).

Y más interesante ha resultado cómo nos hemos relacionado con el uso del teclado -que ya no es visto como un elemento que te define estrictamente como “Secretario(a)” (que en mis tiempos de estudiante no era muy bien recibido entre los compañeros varones)- sino como aquello que te permite adquirir nuevos conocimientos y disfrutar de una montaña de ocio placentero.

Hoy por la mañana le escribí este correo:

"Amiga: me pareció muy interesante tu comentario de ayer por la mañana, este asunto de cómo las nuevas generaciones están "procesando", de formas totalmente diferentes a las nuestras, la compleja telaraña de estímulos y vínculos sociales, desterritorializando identidades e hibridando prácticas no empíricas.

Ya hace un buen rato que me convencí de que lo "Web-Digital" genera más que un aislamiento, formas intrincadas de socialización que operan en planos alternos de la realidad.

Sobre eso, te comentaba del caso de "Second Life", a propósito de que me saqué una cuenta en un miniblog twitter, que por lo visto también tiene su correspondiente cuota de "abducción" desde algo que corre en la Web como un virus: "Twitter".

Te paso el link del artículo de uno de los "gurús" de este momento, trata sobre el fenómeno "Twitter", como referente típico de "nuevos hábitos-nuevos sujetos": "Twitter y cerebros 2.0", seguro lo encontrarás interesante.

Un saludo amiga y pásala bien.”

Aquellos que se rezagan podrían estarse privando de interesantes experiencias

Uno de los sectores que me parece debieran (si, lo afirmo contundentemente) iniciarse o actualizarse en los recursos de la Web, más allá del chateo que muchísimos practicamos, es el del personal de las bibliotecas, no sólo porque los sistemas de consulta se digitalizan de forma importante sino porque el soporte de papel ya es sólo uno más entre la rica variedad de recursos digitales disponibles en internet.


En la ciudad de Xalapa existen unas bibliotecas que verdaderamente dan pena, me da la impresión de que tienen un exceso de trabajadores que además, apenas conocen las colecciones de libros, mapas, etc. (si, ya me ha tocado que después de traerme del tingo al tango me salen con que “pues lo más seguro es que el libro esté prestado). ¡Ah, qué dijeron, este Mocambo no va a decir cuáles son!, pues ahí va: “Biblioteca de la Ciudad” y “Biblioteca Carlos Fuentes”.

Y es precisamente para el personal bibliotecario que necesita de una urgente formación-actualización digital, que me acabo de encontrar una nota sumamente interesante. Resulta que la Directora de la Biblioteca Pública de la Carolina del Norte, Helene Blowers, que preocupada por el déficit digital de sus empleados, se puso a diseñar un programa destinado a facilitarles las herramientas y el conocimiento sobre el internet participativo: la Web 2.0.

No quiero repetir lo mejor escrito de la nota del Site español Baquia: “Library 2.0: poniendo al día a los bibliotecarios”, voy darle una explorada a su curso Learning 2.0 (Permalinks 1 y 2) (espero nomás no reprobarlo, ¡¡¡GULP!!!).


Recomendado:

Todo Colección. Interesantes modelos antigüos de máquinas de escribir mecánicas a la venta.

2 comentarios:

Yorch dijo...

Definitivamente la web se ha convertido en parte de nuestro estilo de vida.

Y de nuestras necesidades...

Saludos!

[Mocambo] - - - - - - - - dijo...

Cierto Yorch. Ya me repasé 3 meses de tu blog, my padre, ya lo tengo en favoritos.